viernes, febrero 08, 2008

Amor virtual




De repente ella se da cuenta que suspira por pixeles.
Que lo que quiere, tiene un código hexadecimal determinado en la pantalla, se mide en puntos y forma palabras, que igual no alcanzan por más que el scroll sea eterno....
La tinta tampoco es suficiente. Y no hay una cantidad adecuada de renglones en la cartulina satinada con paisajes y puentes para poner todo lo que él quisiera...
Que los escalofríos son generados por una tecla conectada con su dedo y que su estómago hace mucho no salta si suena el teléfono.
Se descubre a sí misma haciendo collages, con palabras, links, pensamientos y colores, atemporales y que no esperan respuesta...
Se ha acostumbrado a un paréntesis en vez de una sonrisa y a un gif animado que intenta ser beso o caricia. A imaginar sonidos, gestos y hasta melodías, descritas con vocales.
El se sorprende al hacer preguntas que corresponden al futuro. Y ella no se cansa de recordar instantes del pasado.
Se dan cuenta de que lo que tienen es tan frágil y delicado como una pluma, que no se sabe dónde va a caer. Pero tan fuerte y constante como el viento que la mantiene suspendida, casi inmóvil, en el aire...
Lo único que los hace darse cuenta que es real, es el corazón, que sigue latiendo, en un largo recorrido...

7 comentarios:

Nacho dijo...

Ay flaquita. Lo que escribiste me atoró un nudotote en la gargante. Tan lindo, tan triste.

Capitán Melcocha dijo...

Eso siento cuando chateo con mi mejor amiga. Siento que por más “te quiero” y “me haces falta” que nos digamos, nada va a ser nunca igual que un buen abrazo, una buena conversación junto con un vaso de vino (Imperial para mí...), y ver en su sonrisa el hecho de que dos personas que se quieren nunca están solas.

Naty dijo...

feliz día, corazón... :)
te quiero mucho

Cristibel dijo...

De pronto pensé en la época en la que los amantes debían esperar semanas o meses para que una carta atravesara el Atlántico... La virtualidad es otro océano, con todo y Atlántida.

Capitán Melcocha dijo...

Lady! Wake up!!!!

Gabriela Hernandez dijo...

Pues si Nane, tenés razón... Yo lo viví por más de 2 años. Vivir enamorado de una cara en un messenger, de una hora determinada del día en la que uno "marca". Muchos dicen que es de losers tener relaciones a distancia, que las relaciones de lejos felices los cuatro, y bla bla bla... Hay que vivirlo para saber lo que es, para saber que si se puede! Pero bueno, ya ves, las cosas a veces funcionan, a veces no tanto, a veces paran por un tiempo y siguen mejor después. Realmente no hay una receta para que las relaciones ciber-románticas funcionen, pero creo que depende de uno. Nada más. Besos!

¨•·.·´TATI`·.·•¨ dijo...

jajaja...! Me gusto! muyyyyy interesante! Creo q todos o por lo menos la mayoria hemos vivido eso en determinado momento, es una alegoría a un romance cibernetico. Caí en este blog, de puritica casualidad. Pero me gusto! Bastante diria yo! SAlu2