martes, abril 08, 2008

Y se paseó en la olla de leche...

Así, literalmente. Después de haberla palmado, hacer la conceptualización, haber diseñado los materiales y tener lista la presentación; la clienta nos avisa que la campaña y el evento que estábamos planeando ya no se va a hacer a como teníamos pensado y que más bien hay que "unirla" con otra similar en la que también estamos trabajando y que tiene que ver con el Día Mundial de la Leche. (Conceptualmente son dos cosas distintas y gráficamente también, o sea...)
Yo entiendo que hay decisiones que son razonables por presupuesto, que hay imprevistos que pueden surgir, pero hay cosas básicas que hay que saber desde el principio, y que son tan sencillas como contar: ¿es una o son dos campañas las que quiere?
De verdad que hay cosas que es mejor no preguntar por qué son así...

2 comentarios:

Raskolnikov dijo...

Suele pasar más de lo común en esta ingrata profesión. A mí me ha pasado muchísimo también.

Capitán Melcocha dijo...

bueno, eso es un nuevo reto para que demuestres tu capacidad...pero no sin antes mandarla mentalmente al carajo..

saludos, lady!!