lunes, agosto 02, 2010

Iker, el beso y el deseo de muchas...

No es porque sea Iker ni porque esté guapo, no es porque el momento fuera emotivo, ni porque hagan bonita pareja. No es sólo porque qué tierno y qué lindo que el mae le de un beso a la novia frente a cámaras... interjección de ternura -aaayy... No. No es por eso por lo que todas suspiramos. 
En el fondo, hay algo más. Algo que tiene que ver con las fantasías y el deseo de muchas; y estoy segura que cuento con el apoyo de las damas en esto que estoy diciendo: Es la clase de beso que le da Iker a Sara (ahí abajo les pongo el video para que lo vean una y otra vez).

Con ganas.
A todas, sin excepción, nos gusta que (ojalá muy seguido) nos den besos así. Con ganas. De esos que te dejan sin respiración. No un beso de piquito, soso y singracia. Sino con el alma. De esos besos que hasta que te jalan de la cintura, el cuello o el pelo para dártelos. Creo que a ninguna de nosotras nos molesta que a nuestro chico se le salga el instinto de macho dominante por 10 segundos. No si se trata de un beso.

En público.
Pero no basta con que sea un beso apasionado. A todas nos gusta también que el mae llegue y nos plante un beso de estos, sin que le importe o se preocupe de quién esté viendo o quién no. Estén los amigos, la abuelita, el papá, el perro o las cámaras de televisión... Es posible que a uno le de un poquito de vergüenza en el momento, pero fijo queda con una sonrisita de satisfacción... Nada más observen la cara de Sara, aunque un poco sonrojada, se nota que le gustó y que lo disfrutó! En el caso de ellos siempre quedarán como los grandes.

Sin avisar.
La tercera característica para que el beso sea catalogado como de fantasía, es que nos agarre desprevenidas, cuando menos lo esperamos, que estemos haciendo otra cosa, un beso casi que robado... Que en medio de la cena se voltee de repente y te bese sin ningún motivo. Que cuando te salude en vez de decirte hola, llegue directamente a darte un beso como si hubiera pasado cinco semanas sin verte. O que en plena fiesta de pronto simplemente no te quiera soltar. Besos sorpresivos en momentos intesperados.

Si lo pudiéramos resumir, nos encantan los besos intensos, que nos tomen por sorpresa y enfrente de otras personas. Tal vez hasta un poco "salvajes". No es la idea romántica del beso del príncipe que despierta a la princesa de su sueño. Es más bien el deseo profundo e instintivo; sumergido entre la cotidianeidad y las relaciones de igualdad, que sale a flote de vez en cuando... cada vez que vemos ejemplos como este, se nos hace la boca agua.

Concluye así mi análisis del beso de Iker a Sara y el porqué de su popularidad entre muchas mujeres. Y termino agregando una frase que posteó Edward en su twitter, con relación al tan mencionado ósculo: "Macho que se respeta se apreta a la novia enfrente de las cámaras! Aunque la muchacha sea quien lo está entrevistando..."


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente post! asi es... esos besos a mi tambien me gustan! pao

El Museo de la Luna dijo...

Lo que sucede es que a las Sagitario os gusta la espontaneidad, la naturalidad, la sinceridad y hacer las cosas como se sienten, libremente. A otras mujeres eso no les gusta, prefieren la falsedad y el disimulo. Sara Carbonero es Sagitario.