martes, abril 12, 2005

Alergia a la primavera...


Eso es lo que tengo. A las flores que ahora me parecen cursis.
Y que no me dejan respirar en paz.
Alergia a la primavera... a que se me hinche el corazón y que sus lado
me hagan sentir después un dolor que no quiero. Picor en los ojos.
Lágrimas. De alergia a la primavera. Al sol.
Antihistamínicos. Letargo. Entro en ese sueño, perezoso, de tardes
soleadas, de soledades, sola, sol de tarde de abril. Esa misma pereza
de pensar, de suspirar y de inspirar. Inhalar el polen que atonta los
sentidos y que altera mirespiración. Que me quita la tranquilidad,
aunque me haga sonreír por unos instantes. Ese polen invisible que te
rodea. Quien quiera que seas. El polen primaveral.
Alergia a la lluvia, al frío húmedo y aun abrazo cálido también. Qué
mal!
No me gusta la alergia, pero la tengo ahora. Es parte de mí y ya me he
acostumbrado... mal también!
Pero no sé que será peor: que esto se convierta en un estado alérgico
crónico, o tener que padecer un dolor agudo un par de veces al año...

1 comentario:

Mitos Santiaguinos dijo...

primavera maldita me tiene enfermo!